:: LOS PECES CIEGOS EN CUBA, UNA JOYA DEL SUBSUELO CUBANO

 
Por Rafael Cardet Sánchez, Santa Clara, Villa Clara, Cuba

Peces ciegos cubanos
La ictiofauna cubana atesora especies muy importantes. Es debido a que Cuba está constituida por un archipiélago que el endemismo en ella es muy grande. De mas esta mencionar a los vulgarmente conocidos Guajacones cubanos, también puede ser encontrado al majestuoso y antiquísimo Manjuarí que habita en nuestra Cienaga de Zapata y por otro lado el Joturo del Guaso que es exclusivo del río del mismo nombre, en el oriente del país. Este último es el único representante de los cíclidos, que es natural o endémico de Cuba.

Se nos escapa una joya mas y no es a propósito el desconocimiento que hay sobre su existencia, ya que está muy bien guardada en el grandioso cofre que conforma el subsuelo cubano.

Estos peces solamente habitan en cavernas o cuevas como más comúnmente se les conoce en Cuba y en cuyo interior existen lagos o fluyen ríos. El nombre con que se les conoce a estos peces es el de precisamente “Peces Ciegos” También se les encuentra en las cavidades o casimbas que abundan cerca de las costas en lo que técnicamente se les conocen como ambiente “Anquilino” que no es mas que una cavidad cárstica en la que hay presencia de agua dulce en la superficie, luego una capa de mezcla o interfase con agua salobre, y finalmente agua salada en el fondo. Dichas sales llegan a las mismas debido a procesos de infiltración a través del terreno, no existiendo comunicación directa con el mar.

Estas cavidades son muy semejantes a los Cenotes de la Península del Yucatán en México en las que también habitan "Peces Ciegos" aunque de especies diferentes a las cubanas.

Los “Peces Ciegos” están representados en América, África y Australia, excepto Europa donde están totalmente ausente.

Es muy conocido por los acuaristas el Tetra Ciego (Astyanax mexicanus) de México, ya que a pesar de ser un pez cavernícola se adapta muy bien a las condiciones del acuario y presenta una atractiva coloración.

Los peces ciegos de Cuba pertenecen al género Lucífuga del cual también hay representantes en Bahamas y Galápagos. El nombre de Lucífuga fue dado por Poey allá por el 1858 y significa que son animales que huyen de la luz. Este comportamiento se debe a que dichos peces presentan estructuras oculares muy poco desarrolladas y cubiertas totalmente por membranas epiteliales que apenas les permiten captar la presencia de luz, como su ambiente son las cavernas oscuras, el huir de la luz les protege, al evitar las entradas o bocas de las cuevas.

Casimba en la peninsula de Zapata. Foto © TVC
Ejemplos de peces ciegos. Foto © TVC

Distribucion de los "Peces ciegos" en Cuba
En Cuba están presentes cuatro especies que se distribuyen en el occidente de la isla tanto al norte como al sur del extremo occidental y al norte de la porción occidental de la provincia de Matanzas. En el oriente solamente al norte de la provincia de Holguín, en el municipio de Jibara.

En su monografía sobre espeleofauna cubana, Silva (1973), relaciona 25 localidades como ubicación geográfica de nuestros peces ciegos, sólo considerando aquellas donde se hubiese obtenido determinación taxonómica de los ejemplares colectados.

Estas referencias abarcan desde la Península de Guanahacabibes, Pinar del Río, hasta la porción más occidental del norte de Matanzas. Igualmente añade que los tres reportes que señalarían su existencia en la región oriental de Cuba (Sierra de Cubitas, 1928; 1942; y Banes, 1963) no pueden considerarse válidos por carecer de determinación autorizada de las Especies referidas. Además se conocen otras muchas menciones sobre distintas cavernas cuyas aguas está habitada por peces ciegos, pero desconociéndose a qué Géneros pertenecen sus pobladores. Como ejemplos, pueden citarse: las cuevas “del Diamante” y “del Bejuco” en Artemisa; y la de Juanel Piedra en Quivicán. Por último debe señalarse un hallazgo reciente del Grupo Espeleológico de la Filial Universitaria en Jagüey Grande quienes descubrieron la presencia confirmada de Stygicola dentatus en cuevas de los municipios de Varadero y Jagüey Grande; lo cual amplía más al oriente de Matanzas el área distribucional de dicha especie.

Historias del descubrimiento de un fantasma
A continuación se muestran fragmentos de una de las cartas enviadas por Noda a Poey contándole sobre su descubrimiento:

“(...) por el año 1831 estaba yo en Güira de Melena. Supe que allá cerca en las Cuevas del Cajío, habían unos peces sin ojos, y procuré varios, (...)”

“Llegamos sudando pero con frío. Una enorme bóveda se aplastaba en el fondo como una decoración fantástica, hasta cerrar el agua. Creo que estábamos 20 o 30 metros bajo el suelo superior pero no lo aseguro.”

“Allí a la difícil luz de nuestras casi extinguidas velas, columbré varios peces blancos entre aquellas aguas frígidas y Purísima. Algunos bejucos acuáticos había adentro. ¿No les hacia falta luz?

“(...) en la jícara teníamos un pez vivísimo, blanco, de un decímetro o más de largo, y sin ojos. ¿Era ilusión?”

“(...) se revolvía con facilidad, pues la jícara era capaz. Me parecía que la aleta dorsal se extendía hasta la cola, uniéndose a la anal. El color general era blanco, ligeramente sombreado de violado. Veíase muy marcada en el costado la costura o línea de escamas. Estas eran imperceptibles a la vista. La inquietud del individuo no me permitía examinar el punto de los ojos, y resolví esperar a que se acostumbrara a la nueva morada (...)”

(...) Al arreglar su posición observo que las aletas ventrales eran como dos hilos sueltos.”
“El cuerpo estaba cubierto de una capa de gelatina, como se nota en las anguilas. La cabeza ofrecía una piel granulosa; empecé a reconocerla con la punta de una aguja, buscando donde pudiera tener los ojos. Yo no tenía microscopio, pero mi vista era buena. Puedo afirmar que no tenía ojos. (...)

Representantes del genero Lucífuga y Stygicola
Los peces del genero Lucifuga pertenecen a la familia Bythidae y la subfamilia Brosmophycinae, del orden Ophidiiformes y la clase Actinopterígios (peces con aletas radiadas). Son peces vivíparos, no ovovivíparos ya que presentan estructuras que que se modifican a modo de placenta en la que se desarrolla un solo embrión. Esto es causa del muy bajo índice poblacional, duplicándose las poblaciones en un tiempo mínimo o superior a los 14 años. Todos los miembros de genero Lucifuga son inocuos

A continuación se mencionan las distintas especies de Lucífuga, especificándose el descubridor y la fecha en que fue clasificada, así como algunos de los lugares donde son más comunes. Las cuatros primeras especies son las cubanas. Las últimas mencionadas son las que habitan fuera de Cuba. Estas son encontradas en las Islas Bahamas, muy cercana a Cuba y en las Islas Galápagos, en el Océano Pacifico.

Lucífuga (Lucífuga) subterraneus Poey, 1858. Fue reportado por primera vez en 1831 por Tranquilino Sandalio de Noda. Tiene ojos muy poco desarrollado y cubierto de membranas. Su coloración es banco-amarillenta con escamas muy pequeñas. Habita en cueva y cavidades producida por la disolución de las calizas subyacentes (casimbas de gran tamaño) en ambientes anquialinos, tolerando aguas salobres. Se distribuye por la región occidental de Cuba (Pinal del Rió y Provincia Habana) , tal como la Cueva de San Antonio (ca. 21o 50' N, 84o 57' W). Es muy frecuente encontrarla junto a L. dentatus.

Lucífuga (Stygicola) dentatus Poey, 1858. No tiene ojos externamente visibles y carece de pigmentación. Se distribuye por la región occidental de Cuba habitando cavernas de agua dulce, tal como la Cueva del Cajío(ca. 21o 50' N, 84o 57' W). Es frecuente encontrarla junto a L. (L.) subterraneus.

Lucífuga (Lucífuga) teresinarum Díaz Pérez, 1988. Se distribuye por la región occidental de Cuba habitando cavernas de agua dulce, tal como las Cuevas de Ashton (Cueva de la Lechuza y Cueva Baño II), Barrios de las Cañas, Artemisa en la Provincia Habana.(ca. 22o 50' N, 82o 40' W).

Lucífuga (Stygicola) simile Nalbant, 1981. Fue descubierta durante la expedición espeleológica cubano-rumana. Sus ojos están pobremente desarrollados y pequeños. Está completamente despigmentada y sus escamas son pequeñas e imbricadas. Puede ser encontrada en cuevas de la provincia de Matanzas, a 100mts de la línea de costa cuyas aguas son dulces y salobres, tal como La Grieta Punta de Guana. (ca. 23o 04' N, 81o 35' W).

Lucifuga (Stygicola) spelaeotes Cohen & Robins, 1970. Es natural de New Providence en las Islas Bahamas. Su habitad son las aguas salobres y marinas, tal como Mermaid´s pool al SW de Nassau (ca. 25o 05' N, 77o 20' W). También se ha encontrado en el Blue Hole (Hueco azul) llamado Tío Charlie.

Lucífuga (Stygicola) inopinata Cohen & McCosker ,1998. Es propia de las Islas Galápagos, pertenecientes a El Ecuador. Habita solamente en cavernas marinas, a profundidades de hasta 200mts, pudiéndose encontrar en las costas de San Cristóbal.

Lucífuga, Umbra Gronow in Gray 1854.

Protegiendo nuestros "Peces Ciegos"
Según el Libro Rojo el estado de conservación de todos los "Peces Ciegos" de los géneros Lucífuga y Stygicola se considera "Vulnerable" debido a las características del ambiente en los que viven y a la baja tasa de reproducción de los mismos.

Debido anteriormente expresado, al impacto de la actividad humana y a lo sensible del habitad de estos peces, todos están clasificados como “vulnerables”.

Todo ambiente subterráneo es muy sensible mas aun tratándose del manto acuífero. La intensa actividad agropecuaria con sus fertilizantes y pesticidas altera la calidad del agua al contaminarlas y alterarles el pH. Los cambios de pH alteran la disolución de las rocas carsicas aumentando las concentraciones de CO2 atmosférico sobre la superficie de los lagos subterráneos y en consecuencia una disminución del oxigeno disuelto en el agua. También las actividades como la Turísticas a cuevas, incluyendo el espelobuceo perturban el tranquilo ambiente donde viven estos peces. La explotación del manto freático así como directamente Cuevas para riegos agrícolas así como para el consumo de agua potable de diversas ciudades alteran los niveles del agua bajo tierra y puede matar directamente ejemplares en determinadas regiones.

Nuestras princesas de la oscuridad, aunque no son agraciadas por la belleza, merecen que se las tengan en cuenta y se les proteja ya que forman una parte muy especial de la historia evolutiva de nuestra región.

http://www.tamug.tamu.edu/cavebiology/index2.html

Bibliografía:
California Academy of Sciences, "Catalog of Fishes Species". Aldemaro, Romero, "Home Page".
Mundo Latino, Serie documental sobre El Subsuelo de la Peninsula de Zapata (2005)
Universidad Para Todos, Curso "Mundo Subterraneo"

Copyright (c) 2003-2008 de Aqua Cuba.
Los contenidos de esta página son © de Cuba en El Acuarista y podrán ser reproducidos mencionando URL y autor.
Hosting: El Acuarista. Diseño de páginas web: Miguel Bayona. Actualizada el 22-08-2008.